El verano es una época estupenda para aprovechar tu tiempo libre y jugar con tus hijos. Despreocúpate un poco de la seguridad con las cubiertas de piscina de las que disponemos y aprovecha estos días de verano para divertirte y además educar a tus hijos jugando.

Verás que los juegos en la piscina son tremendamente divertidos y disfrutaréis mucho juntos. A los niños les encanta la piscina y después de un día de juego y natación entre risas, estarán agotados y directos para ir a la cama. Hay multitud de estudios que aseguran que jugar con los niños no sólo les aporta diversión, sino que ganan en autoconfianza y tolerancia. Además, es un buen momento para educar en valores, por ejemplo en el caso de que haya alguno tramposo o más violento de lo tolerable.

Para los padres es también muy bueno, porque nos ayuda a olvidarnos de los problemas diarios y nos ayuda a conocer mejor a nuestros hijos. Refuerza el vínculo con ellos al estar todos al mismo nivel y olvidar por un momento la estricta relación padre e hijo. Un rato de diversión compartida es la mejor arma contra el estrés.

Pero…¿no sabes a qué jugar? Aquí te damos 3 ideas de juegos desternillantes para que aprovechéis estos días inolvidables.

Marco Polo

Uno “la queda” y los demás se distribuyen dentro de la piscina. El que la queda hace de Marco y debe cerrar los ojos. Los demás deberán intentar alejarse de Marco para no ser tocados, el cuál tendrá que adivinar donde están. Para ayudarse Marco puede gritar “Marco”. Si Marco grita “Marco” todos los demás deben contestar diciendo “Polo” y así es como conseguirá averiguar donde están y perseguirles. Marco gana en el momento que toca a otro jugador que le tocará hacer de Marco.

 

Colores

Es un juego de agudeza auditiva para el que “la queda” y de andar muy sigilosamente por la piscina. El jugador se queda fuera de la piscina dando la espalda a la misma. El resto de jugadores se coloca dentro de la piscina pegados a la pared opuesta y cada uno piensa en un color. Cuando el jugador que”la queda” comienza a decir colores e intentar adivinar los colores elegidos. Cuando dicen tu color elegido deberás muy sigilosamente andar hacia delante. Si el jugador sospecha que alguien dejó la pared, puede voltear y saltar en la piscina persiguiendo a esa persona. Si la persona que “las trae” se voltea y nadie ha avanzado, debe caminar un paso más lejos de la piscina. Si eres alcanzado, tú “la quedas”.

 

El caimán

este juego es para niños que saben nadar, ya que hay que usar la parte honda de la piscina. Uno hace de caimán y recorre la piscina por la parte más pegada a la pared. El resto se ubican fuera de la piscina. El que”la queda” debe gritar caimán y señalar a alguien. La persona señalada deberá saltar a la piscina nadar hacia el lado opuesto y salir de la piscina sin ser alcanzado por el caimán. Si te alcanza, tú también serás caimán. Así sigue el juego uno a uno hasta que uno de los jugadores nunca haya sido alcanzado.

 

No debemos olvidar cuando tengamos una piscina en casa tener una serie de precauciones. Cuando acabéis el juego la piscina puede cerrarse con la cubierta para evitar caídas de niños o animales, mecanismo que es muy fácil si además contamos con una cubierta automática. Las cubiertas de piscina son la solución fácil y cómoda para ganar en seguridad para usted, sus hijos y sus mascotas pudiendo soportar el peso de varias personas al mismo tiempo.